Sabine MacCormack

In Memoriam: Sabine MacCormack

El Instituto Kellogg ha perdido una de sus más queridas amigas y colegas con la inesperada muerte de la Faculty Fellow Sabine MacCormack el 16 de junio. Ella sufrió un ataque cardíaco cuando trabajaba en su jardín, uno de sus pasatiempos favoritos. Tenía 71 años.

“Sabine era uno de las más distinguidas entre los maestros de Notre Dame,” dijo el Director del Instituto Kellogg Scott Mainwaring. “Más allá de eso, era una persona de gran generosidad y cariño. Era incansable y valiente en su trabajo por el bien común, y ha tocado la vida de mucha gente en muchos lugares. Siempre la recordaré con gran admiración y afecto.”

John McGreevy, I.A., Decano O’Shaughnessy de la Facultad de Artes y Letras, consideró a MacCormack como “una de las más importantes humanistas” en la academia contemporánea; también resaltó que “su amplitud académica, que incluye el conocimiento de la antigüedad hasta los Andes coloniales, fue igualada por su extraordinaria pasión como investigadora.”

Su gran amplitud académica

La profesora de Artes y Letras MacCormack, nombrada Rev. Theodore M. Hesburgh, CSC, fue profesora de historia y estudios clásicos, logrando distinción en ambas disciplinas en obras que comprenden el imperio romano y la antigüedad tardía, los Andes de los siglos XVI y XVII, y la interacción entre las culturas y religiones andinas y europeas.

“Sabine poseía una de las mentes más fértiles y creativas que he conocido, generando siempre nuevas ideas y proyectos, siempre notando lo extraordinario y siempre identificando ideas y métodos prometedores e innovadores,” dijo el Faculty Fellow Ted Beatty, un colega e historiador latinoamericanista. 

Sabine MacCormackNacida en Alemania, MacCormack obtuvo su doctorado en la Universidad de Oxford en 1964 y enseñó en la Universidad de Texas en Austin, la Universidad de Stanford y la Universidad de Michigan antes de incorporarse a la Universidad de Notre Dame en 2003.

En 2001, MacCormack recibió el Premio Andrew W. Mellon Distinguished Achievement y fue elegida a la Academia Americana de Artes y Ciencias en 2007. Fue autora de numerosos artículos y capítulos de libros en varios idiomas y escribió cinco libros que incluyen Art and Ceremony in Late Antiquity; Religion in the Andes: Vision and Imagination in Early Colonial Peru; The Shadows of Poetry: Vergil in the Mind of Augustine; and, most recently, On the Wings of Time: Rome, the Incas, Spain and Peru.

“Sabine MacCormack indeleblemente ha cambiado la manera en que los historiadores entienden la conversión en el mundo colonial,” expresó la Faculty Fellow Karen Graubart, una experta en la historia de América Latina colonial.

“Sabine fue quizá la primera, y por cierto la mejor, en colocarse como historiadora que trabaja intrínsecamente con ambas tradiciones—la católica y la andina—para comprender como surgió la imaginación religiosa en el contexto colonial. Su perspicacia crítica de los textos españoles permitió que una cosmovisión andina emergiera junto a la visión católica que buscó reemplazarla.

En su casa, en el Instituto Kellogg

Sabine MacCormackMacCormack usó el Instituto Kellogg como base para su amplitud académica de América Latina. Contribuyó en maneras grandes y pequeñas hacia la misión del Instituto. Con mucho afecto, llamó a la comunidad Kellogg su casa en Notre Dame.

“Sabine era incomparable,” comentó Susan Blum, jefa del Departamento de Antropología, quien formó parte del Comité de Docentes de Kellogg con MacCormack. “Siempre me impresionó su valentía y claridad.”

La llegada de MacCormack a la Universidad, catalizó el establecimiento del programa de doctorado en historia latinoamericana de Notre Dame. También fue fundamental en la creación del Programa del Aprendizaje de Lenguas Indígenas de América Latina (LAILL), a la cual ella dotó con fondos de su premio de la Fundación Mellon.

MacCormack valoraba profundamente los proyectos que se enfocaban en crear enlaces con y entre la gente indígena de las Américas.  Estaba orgullosa de que el programa LAILL ofreció a los estudiantes de Notre Dame “una ventana al mundo indígena.”

Más recientemente, MacCormack organizó el Simposio sobre la Enseñanza y Aprendizaje de Lenguas Indígenas de América Latina, 2011 (STLILLA 2011), que unió a expertos y muchos participantes indígenas de las Américas. Al tiempo de su fallecimiento ella estaba editando una colección de ensayos de los participantes en el simposio.

Su papel de modelo y mentor

Muchos alumnos y colegas recuerdan a MacCormack no solamente como académica perspicaz, sino también como una gran mentora e inspiradora.
“Ella era una verdadera modelo a seguir,” escribió Anne McGinness, una alumna de posgrado que fue asesorada por MacCormack.

Siempre admiraré su habilidad de proporcionar su energía, tiempo y sabiduría a sus alumnos y colegas,” comentó Katy Kole, otra alumna de posgrado de MacCormack. “Cada vez que hablé con Sabine me dio confianza y me animó.”

Sabine MacCormackMargarita Huayhua, antropóloga peruana que enseñó quechua en Notre Dame, agradeció a MacCormack por animarle a continuar sus estudios de posgrado. “Sabine fue una de las personas más importantes en mi vida,” dijo Huayhua. “Ella siempre ha tenido confianza en mis capacidades y mi trabajo.”

“Solo puedo imaginar cuantos ‘huérfanos’ ha dejado atrás—alumnos, colegas, proyectos,” escribió Alan Durston, profesor asociado de historia en la Universidad de York en Toronto y ponente principal en STLILLA 2011. “Ella contribuyó más que nadie en mi carera, y yo ni siquiera fui su alumno.”

Por su parte, Beatty recuerda la cantidad de historiadores jóvenes que le han expresado la importancia de su libro Religion in the Andes como inspiración para seguir estudios de posgrado. MacCormack no solo se dedicaba a los alumnos de posgrado, sino que también dedicó tiempo de sus proyectos académicos para asesorar alumnos de pre-grado.

“Soy consciente de que su ejemplo me mostró el potencial que la vida del investigador y humanista puede tener en servicio de comunidades como el Instituto Kellogg, nuestra Universidad, o incluso a familias culturales enteras—como los andinos quechua-hablantes o la iglesia católica—y sin mencionar las innumerables personas que influyó,” comentó Beatty. “Espero poder retribuir ese legado de alguna manera a través de mi propia vida y labor académica.”

Un espíritu creativo y sin límites

Un colega recuerda la alta calidad que MacCormack empleó en su escritura, cada palabra y oración recibió la misma cuidadosa atención. Otros recuerdan su hospitalidad y cariñosa atención, ya sea en South Bend, Roma o Cusco.

MacCormack además fue una pintora consumada y llevó consigo sus acuarelas en viajes por los Andes. Una de sus pinturas originales adorna la tapa de su libro On the Wings of Time, y por lo menos una publicación más, publicado por la Prensa de la Universidad de Notre Dame.  

Pulse aquí para ver/firmar nuestra página tributo.

Pulse aquí para ver el comunicado de prensa de Notre Dame.

Pulse aquí para ver el obituario y el registro de visitas.